Noticias

Otros Sitios de Fondo Verde

Web de UEMA Web de IIFA Web de ILC Web de Emplea Verde Web de CFT Web de Editorial Ambiental Web de Páginas Verdes Franquicias Verdes Gaceta Ecologica Empleos Verdes Eco Loteria Radio Verde Tarjeta Verde Ecoturismo en los Andes
Otros Sitios de Fondo Verde

Conocimiento Tradicional como Herramienta para la Gestión Sostenible de los Recursos Culturales y Naturales del Paisaje Rural Chileno

Conocimiento Tradicional como Herramienta para la Gestión Sostenible de los Recursos Culturales y Naturales del Paisaje

Reflexionando sobre la importancia del patrimonio cultural como herramienta gestión de los paisajes rurales en Chile es un interesante artículo redactado por el alumno Ronald Andrés Caicedo Garay, como parte del curso de posgrado Análisis del Paisaje: Herramienta de Gestión, Ordenación y Planificación Territorial de Fondo Verde y dirigido por el profesor Dr. Gonzalo de la Fuente de Val.

En Chile la definición oficial gubernamental de que es rural y urbano es bastante estricta. Se define como urbano a todo conjunto de viviendas concentradas, con más de 2.000 habitantes, o entre 1.001 y 2.000 habitantes cuando el 50% o más de la población económicamente activa esté dedicada a actividades secundarias y/o terciarias. Excepcionalmente, se consideran urbanos los centros que cumplen funciones de turismo y recreación con más de 250 viviendas concentradas, aunque no alcancen el requisito de población. 1

1 Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2005. Ciudades, Pueblos, Aldeas y Caseríos. Instituto Nacional de Estadísticas. Departamento de Geografía y Censos

A mi parecer, esta definición oficial subestima la influencia del sector rural en el territorio designando de manera abstracta, zonas de evidente carácter rural como zonas urbanas. Esto es posible corroborar al revisar el último censo poblacional validado en Chile, el cual indica que del total de la población chilena sólo el 13% vive en sectores rurales. 2
Sin embargo, bajo un análisis multidimensional como el utilizado en países europeos, se estima que 5.925.428 habitantes, es decir, un tercio de la población total de Chile, viven en algún tipo de territorio rural. 3

2 Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2010. Compendio Estadístico.
3 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).2008. Desarrollo Humano en Chile Rural. Seis Millones por Nuevos Caminos. Santiago de Chile. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En Chile, las zonas rurales son muy diversas. Presentan una gran diversidad de actividades y configuraciones, además de una compleja red de articulaciones entre los distintos sectores económicos, así como diferentes grados de vinculación con los centros urbanos. Es posible determinar su tipología mediante sus características demográficas, a su ubicación geográfica aislada y/o a su grado de dependencia a las actividades productivas tanto tradicionales como al turismo ecológico y cultural.
En definitiva, la zona rural trata de todo asentamiento humano independiente de su tamaño y densidad poblacional, con fuertes relaciones con su entorno y con las actividades económicas primarias y el turismo responsable.  

Todo contexto rural en Chile es portador de un patrimonio cultural relevante y de una biodiversidad de alta calidad paisajística que deben ser analizados y conservados, no sólo para garantizar su preservación material sino además para ser utilizados responsablemente para el desarrollo. Atrás quedó la imagen del “campo” como un lugar aislado, pobre y de baja calidad de vida, hoy gracias a los avances tecnológicos la mayor parte de sus habitantes puede optar a los mismos servicios de agua, electricidad y comunicaciones que una persona en la ciudad, propiciando la infraestructura básica para generar un desarrollo rural sostenible y competitivo.

Pese a lo positivo que resultan estos beneficios, la acelerada transformación sociocultural del contexto rural en Chile, que se manifiesta principalmente en la destrucción del ambiente, la migración de la población y en el abandono de sus sistemas de producción tradicional, pone en riesgo la estabilidad de su desarrollo cultural y calidad paisajística. Frente a esta problemática será fundamental, y con cierta urgencia, redefinir las políticas socioculturales y económicas para las zonas rurales, con el fin de mitigar la migración poblacional y generar un desarrollo sostenible de estas áreas sin atentar contra su autenticidad.

Las áreas rurales especialmente aquellas más dinámicas, se enfrentan con serias dificultades a los procesos de reestructuración económica impuestos por las pautas cambiantes de los mercados internacionales. Estos procesos, a veces muy rápidos, no siempre son bien asimilados por las estructuras económicas rurales. Si bien el turismo pareciera ser una buena solución al respecto, apostar la “conservación del paisaje” a programas de desarrollo rural en beneficio exclusivo del turismo puede ser arriesgado.

Así lo explica Maria Amerlinck4, al analizar los casos de los Pueblos Mágicos de México y de las Rutas Culturales en Andalucía. En su análisis concluye que el turismo puede ser un factor de riesgo que atenta contra la identidad de los pueblos, al considerar el patrimonio natural y cultural como una mercancía, distorsionar tradiciones y desincentivar las investigaciones.

4Amerlinck María-José, 2008, Arquitectura Vernácula Y Turismo: ¿Identidad Para Quién?, en Revista destiempos.com. Número 15, “Tradiciones y Culturas Populares”, México.

 

Pese a lo anterior, Santiago Amaya de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla,  señala que las líneas contemporáneas sobre la gestión del paisaje y el patrimonio en general, se asientan fuertemente en la consideración de éste como un recurso productivo. Luego agrega: el paisaje, más allá de su carga simbólica, de su capacidad intrínseca de ser reflejo de una cultura concreta, adquiere ahora un valor añadido, el de su rentabilidad económica, propiciando nuevas y recientes intervenciones sobre el mismo, que promueven un discurso de recuperación y revitalización de los elementos culturales de determinadas zonas y su reutilización como nuevos espacios de recreación y ocio para una demanda cada vez más grande y especializada de la actividad turística5.

5Amaya Corchuelo Santiago, 2006, ¿Desarrollo patrimonial sostenible? Proteger el patrimonio cultural como fórmula para el desarrollo rural. Comunicación aceptada por el Comité Científico del III Congreso Internacional de la Red SIAL “Alimentación y Territorios”, España.

A mi parecer, el debate de considerar o no el paisaje como un elemento de rentabilidad económica, debe ser integrado dentro de una discusión mayor: de considerar el patrimonio cultural como un elemento de rentabilidad social. Esto implica que el factor económico debe ser considerado, pero presidido por el análisis de factores socioculturales capaces de entregar otras alternativas de rentabilidad, y así evitar la monopolización del turismo como la única herramienta viable para el desarrollo.
Por ello, es urgente implementar en el diseño de toda política pública vinculada con el desarrollo rural, el “Análisis de Paisaje” como herramienta para la gestión sostenible de sus recursos culturales y naturales. Éste para su viabilidad y eficacia, deberá ser comprendido de manera integral, es decir, que no sólo considere verificar los valores visuales del paisaje sino además identificar las potencialidades de sus valores socioculturales y ambientales para ser utilizados en la planificación del territorio.

Para cumplir con lo anterior, es recomendable investigar, promover y fortalecer el conocimiento tradicional asociado a la vida rural como la principal herramienta capaz de aportar en el diseño de metodologías de conservación, restauración y utilización de los recursos inscritos en los distintos contextos rurales chilenos. Una gestión inteligente del conocimiento tradicional lo convierte en un elemento clave para una mayor cohesión sociocultural, económica y ambiental del territorio, por tanto en un elemento de sostenibilidad.

Entonces, para ordenar el paisaje desde la perspectiva de lo sostenible, se requiere de una comprensión integral y global del concepto, y de reconocer en la sabiduría ancestral el fundamento para garantizar su conservación en el tiempo. Para ello, propongo tres niveles de intervención secuenciados y cíclicos:

  1. Intervención Correctiva: Toda acción de liberación, consolidación, restauración e integración sobre el paisaje que busquen estabilizar las propiedades ecológicas y culturales de los elementos que componen el paisaje rural, en función de detener y contrarrestar su degradación.
  2. Intervención Preventiva: Toda acción de conservación, mantenimiento y monitoreo que permita prevenir futuros deterioros a los recursos naturales y culturales, en función de disminuir su vulnerabilidad. Es importante contar con el compromiso y sabiduría de las comunidades asociadas al paisaje.   
  3. Intervención para el Desarrollo Sostenible: Toda acción vinculada a la utilización de los recursos culturales y naturales del paisaje rural que permita rentabilizar de forma responsable las inversiones realizadas para su restauración y conservación. A mi parecer, toda iniciativa de turismo deben ser complementada con medidas de fortalecimiento de la producción tradicional, y así, generar paisajes con una economía  heterogénea y a cargo de la población local.

Por otra parte, para el éxito de este tipo de intervenciones se deberá vincular a la gestión del paisaje, procesos de reforzamiento de la identidad cultural y difusión de su conocimiento tradicional. Para ello, es fundamental promover la participación de la comunidad a través de:

  1. Procesos de sensibilización: Estos buscarán fomentar la reapropiación y revaloración del patrimonio cultural y natural por parte de la comunidad, para fortalecer su relación emotiva con su identidad cultural y entorno ambiental. Para ello es importante generar instancias de diálogo entre especialistas, autoridades y comunidad para la retroalimentación de conocimientos, experiencias y visiones a futuro del paisaje.
  2. Procesos de capacitación: Dentro de la misma iniciativa, se deberá capacitar a la comunidad de las normas vigentes de protección del patrimonio natural y cultural, en las medidas básicas de su intervención y alternativas de uso. Para ello se deberá considerar la participación comunitaria, para así corresponsabilizarla en la gestión del paisaje.
  3. Procesos de difusión: En beneficio de la comunidad entregar al público en general los conocimientos generados y recopilados durante cualquier proceso de investigación e intervención paisajística. Es preciso además, fomentar constantemente los beneficios de conservar los recursos naturales y culturales del paisaje rural de Chile, mediante los distintos medios de comunicación disponibles e instancias de debate y diálogo, no sólo para crear conciencia en las comunidades involucradas sino también en las distintas instituciones de formación profesional.

En conclusión, es importante establecer que Chile es más rural de lo que se supone, y que lo rural es mucho más diverso de lo que se dice. Como país tenemos que redescubrir los valores de su ruralidad, y mientras no lo hagamos, continuaremos con políticas públicas poco eficientes. Por ello, implementar metodologías de “Análisis de Paisaje” desde su visión más integral, serán fundamentales para generar conciencia de lo relevantes que son sus recursos culturales y naturales para el desarrollo sostenible del territorio. Dentro de ello, la reinterpretación del conocimiento tradicional como elemento de sostenibilidad, será clave para proponer y ejecutar mediante procesos de sensibilización, capacitación y difusión la correcta restauración, conservación y utilización de los recursos disponibles en el paisaje rural chileno.


Detalles del Autor y Tutor

Autor: Ronald Andrés Caicedo Garay (Chile)
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Web www.paisajerural.cl
Tutor: Dr. Gonzalo de la Fuente de Val, Fondo Verde Internacional


Bibliografía

Amaya Corchuelo Santiago. 2006. ¿Desarrollo patrimonial sostenible? Proteger el patrimonio cultural como fórmula para el desarrollo rural. Comunicación aceptada por el Comité Científico del III Congreso Internacional de la Red SIAL “Alimentación y Territorios”. España.

Amerlinck María J. 2008. Arquitectura Vernácula Y Turismo: ¿Identidad Para Quién?, en Revista destiempos.com. Número 15, “Tradiciones y Culturas Populares”. México.

Berdegué J., Jara E., Modrego F., Sanclemente X. y Schejtman A. 2010. Comunas Rurales de Chile. Documento de Trabajo N° 60 Programa Dinámicas Territoriales Rurales Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural

Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2005. Ciudades, Pueblos, Aldeas y Caseríos. INE. Departamento de Geografía y Censos.

Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2010. Compendio Estadístico.

Instituto Internacional para el Medio Ambiente y Desarrollo (IIED). 2001. Protección de Conocimiento Tradicional y Patrimonio Cultural el Concepto del Patrimonio Bio-Cultural Colectivo, Lima Perú.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) .2008. Desarrollo Humano en Chile Rural. Seis Millones por Nuevos Caminos. Santiago de Chile. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Galería de Imágenes

Foto: Paisaje de Chiloé
(Región de los Lagos, Chile)
Foto: Paisaje de Huatulame
(Región de Coquimbo Chile)
Foto: Paisaje del Valle de Lluta
(Región de Arica y Parinacota, Chile)

FV Menu Principal

Inicio

Institucional

Soluciones

Trabajamos

Servicios

Formación

Colabora

Noticias

Boletín Fondo Verde


Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad

Contáctanos

Partners Fondo Verde

OEA
AECID
APCI
Padawan
Rethink Europe
Kimberly-Clark Boliv
Enel Green Power
PepsiCo
Infoedita
Verdeate
UCM
CIP
UPC
UV
UPSIN
Unión Internacional

Suscriptores FV

Boletín Fondo Verde


¡Suscríbete a nuestro Boletín!
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad

Sede Central

Calle Santa Lucía 305, Urb. San Antonio.
Huancayo. Junín. Perú.
Tel: ++ 51(64) 601239
Móvil: ++ 51 964466907
Skype: fondoverde

Mayor Información:
» Oficinas Regionales
» Formulario de Contacto

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies para este Sitio Web. Saber más

Acepto